domingo

UN MUNDO PARA DOS


Te apartaré del mundo
para que no te manche,
te pediré el olvido
de todo lo que sabes,
te llevaré a mi casa
vendrás para quedarte.

Mi casa no es cuna aristocrática
ni es falsa, fingida o enigmática,
no hay bronce ni escudo en sus balcones
ni estúpido culto a los millones;
hay limpios cristales para que entre el Sol,
errantes verdades y ansiedad de amor,
silencios que esperan albergar tu voz:
un mundo pequeño sólo para dos.

Te inundaré de besos
hasta que te emborrache,
te contaré mis sueños
y borraré tu antes,
te llevaré a mi casa
vendrás para quedarte.

Mi casa no es cuna aristocrática
ni es falsa, fingida o enigmática,
no hay bronce ni escudo en sus balcones
ni estúpido culto a los millones;
hay limpios cristales para que entre el Sol,
errantes verdades y ansiedad de amor,
silencios que esperan albergar tu voz:
un mundo pequeño sólo para dos.

Mi casa no es cuna aristocrática
ni es falsa, fingida o enigmática,
no hay bronce ni escudo en sus balcones
ni estúpido culto a los millones;
hay limpios cristales para que entre el Sol,
errantes verdades y ansiedad de amor,
silencios que esperan albergar tu voz:
un mundo pequeño sólo para dos...
silencios que esperan albergar tu voz:
un mundo pequeño sólo para dos.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada