lunes

SIN ALIENTO


Yo sé que una mañana al despertarme,
tu aliento sentiré junto a la almohada,
tu cuerpo entre mis brazos, tu mirada
con su mágica luz, acariciarme.

Y al verte frente a mí, enamorada,
sabiendo que todo vas a darme,
sentiré el temor de despertarme
y verme, como siempre, junto a nada.

Entonces no te extrañe, vida mía,
que yo quiera vivir ese momento
con la emoción que siempre pretendía;

perdóname si loco de contento,
te aprese entre mis brazos todo el día
y me quede y te quedes sin aliento.

Y al verte frente a mí, enamorada,
sabiendo que todo vas a darme,
sentiré el temor de despertarme
y verme, como siempre, junto a nada.

Entonces no te extrañe, vida mía,
que yo quiera vivir ese momento
con la emoción que siempre pretendía;

perdóname si loco de contento,
te aprese entre mis brazos todo el día
y me quede y te quedes sin aliento.

viernes

JUNTO AL FUEGO


Por si volvieras,
por si volvieras
la puerta la dejo abierta
para que puedas pasar...

por si volvieras,
por si volvieras
la puerta la dejo abierta
para que puedas pasar,

y en nuestra mesa
hay un lugar esperándote
por si volvieras con hambre
el hambre puedas saciar,

y en nuestra mesa
hay un lugar esperándote
por si volvieras con hambre
el hambre puedas saciar.

Por si volvieras,
por si volvieras
paso las noches en vela
para besarte al llegar

por si volvieras,
por si volvieras
paso las noches en vela
para besarte al llegar...

y en el salón
siempre hay un fuego encendido
por si volvieras con frío
que puedas sentir calor,

y en el salón
siempre hay un fuego encendido
por si volvieras con frío
que puedas sentir calor.

Por si volvieras,
por si volvieras
camino saco en las piedras
para que sepas llegar,

por si volvieras,
por si volvieras
camino saco en las piedras
para que sepas llegar...

Y nuestra habitación
la tengo ya preparada
por si volvieras cansada
y quieres sentir amor,

y nuestra habitación
la tengo ya preparada
por si volvieras cansada
y quieres sentir amor.

(M.Alejandro)

jueves

NOSTALGIA DE FLORES BLANCAS


Aunque todo ha terminado mujer
guardo un secreto motivo
para amarte.

En aquel cuartito estrecho
de mi rincón de estudiante
hizo surco en ti mi pecho
y te brindé los instantes
más sinceros que he vivido.

Allí ocurrieron los hechos
que andando el tiempo bastante
no han borrado ni el despecho
ni otras manos anhelantes
que mi cuerpo han recorrido.

Aun recuerdo tus pudores
tus caricias, tus temores
y también los sinsabores,
los absurdos sinsabores
por nuestras tontas disputas.

Aún percibo de las flores
a quienes robaste olores
fragilidad y temblores,
esos sublimes temblores
la nostalgia que me enluta.

Aunque todo ha terminado mujer
guardo un secreto motivo
para amarte.

De tu cuerpo he sorprendido
los secretos movimientos
de tu boca me han herido
los sollozos más violentos
llevo clavado tu aliento.

Fue en aquel estrecho lecho
que andando el tiempo bastante
no han borrado ni el despecho
ni otras manos anhelantes
que mi cuerpo han recorrido.

En mis sueños te has dormido
te has movido con mi viento
con mis brazos te has vestido
y aunque lloro no lo siento
yo te hice estoy contento.

En mis sueños te has dormido
te has movido con mi viento
con mis brazos te has vestido
y aunque lloro no lo siento
yo te hice estoy contento.

UN ALMA COMO LA MIA


Alma mía
sola,
siempre sola,
sin que nadie comprenda
tu sufrimiento,
tu padecer;

fingiendo una existencia
siempre llena
de dicha y de placer,
de dicha y de placer...

Si yo encontrara un alma
como la mía,
cuantas cosas secretas
le contaría,
un alma que al mirarme
sin decir nada
me lo dijese todo
con su mirada.

Un alma que embriagase
con suave aliento,
que al besarme sintiera
lo que yo siento,
y a veces me pregunto
que pasaría
si yo encontrara un alma
como la mía.

Si yo encontrara un alma
como la mía,
cuantas cosas secretas
le contaría,
un alma que al mirarme
sin decir nada
me lo dijese todo
con su mirada.

Un alma que embriagase
con suave aliento,
que al besarme sintiera
lo que yo siento,
y a veces me pregunto
que pasaría
si yo encontrara un alma
como la mía.

Un alma que embriagase
con suave aliento,
que al besarme sintiera
lo que yo siento,
y a veces me pregunto
que pasaría
si yo encontrara un alma
como la mía.

(M.Grever)

martes

EL ACCIDENTE (ACUSTICO)


El eco de mis pasos
se fue apagando,
me encontré en el asfalto
agonizando,
entre la gente
que pasaba mirando
el accidente...

entre la gente
que pasaba mirando
el accidente.

Se cayeron al suelo
mis pensamientos,
se tiñeron de duelo
todos mis sueños,
le dije al aire
que me estaba muriendo
aquella tarde...

le dije al aire
que me estaba muriendo
aquella tarde.

Debajo de las ruedas
entre los hierros
en una absurda mezcla
quedó mi cuerpo,
casi deshecho,
roto igual por la espalda
que por el pecho...

casi deshecho,
roto igual por la espalda
que por el pecho.

Hay que sacarlo, oía,
hay que sacarlo,
desenredar su cuerpo,
pegar sus brazos,
¡sacad mi alma
que también está rota
y hay que salvarla...!

¡sacad mi alma
que también está rota
y hay que salvarla!

¡sacad mi alma
que también está rota
y hay que salvarla!