viernes

SI VUELVES YO VUELVO


Sentimientos
que vuelan al viento,
que vienen de lejos
y llegan adentro,

sentimientos
que nunca se olvidan
que están en la vida
marcados a fuego...

pensamientos
que vienen y van,
unas gotas de felicidad,

pensamientos
que nacen adentro
y gritando están:

Que si vuelves yo vuelvo
que si pactas yo pacto,
si me enciendes te enciendo
si te apagas, me apago...

que si quieres te quiero
que si llamas te llamo,
que si besas te beso
que si abrazas te abrazo.

Sentimientos
de dulces acentos
de cálido aliento
que llegan adentro,

pensamientos
de noches queridas
de sombras dormidas
y oscuros deseos...

sentimientos
que vienen y van,
que regresan como un huracán,

pensamientos
que surgen a cientos
y gritando están:

Que si vuelves yo vuelvo
que si pactas yo pacto,
si me enciendes te enciendo
si te apagas, me apago...

que si quieres te quiero
que si llamas te llamo,
que si besas te beso
que si abrazas te abrazo...

que si vuelves yo vuelvo
que si pactas yo pacto,
si me enciendes te enciendo
si te apagas, me apago...

que si quieres te quiero
que si llamas te llamo,
que si besas te beso
que si abrazas te abrazo.

miércoles

UNA CIUDAD, UN TREN


Pasa mi tren por la estación
de esa ciudad que ya es recuerdo,
y sin embargo el corazón
se pone como un chiquillo a recordar...

que hubo una vez cuando era yo
un muchachito de ojos tiernos,
que descubría el amor
en un pequeño y viejo bar de la ciudad...

Una ciudad, un tiempo que viví
una canción sonando junto a ti,
tu sonreír sentada en aquel bar,
mi amor por ti de pronto y sin hablar...

una ciudad, un cuarto de un hotel,
un despertar a bordo de tu piel
cuando el cristal la lluvia golpeó
y yo pensé: "¡qué grande es el amor,
qué grande es el amor!"

Deja mi tren esa estación
de la ciudad que ya es recuerdo,
deja mi tren el corazón
de aquel chiquillo que olvidó en la ciudad...

solo y contigo en el vagón
mis ojos ya no son tan tiernos
y tu sonrisa se perdió
por el camino que abandona la ciudad...

Una ciudad, un tiempo que viví
una canción sonando junto a ti,
tu sonreír sentada en aquel bar,
mi amor por ti de pronto y sin hablar...

una ciudad, un cuarto de un hotel,
un despertar a bordo de tu piel
cuando el cristal la lluvia golpeó
y yo pensé: "¡qué grande es el amor!"...

una ciudad, un cuarto de un hotel,
un despertar a bordo de tu piel
cuando el cristal la lluvia golpeó
y yo pensé: "¡qué grande es el amor!...
qué grande es el amor!"

domingo

ENGAÑAME OTRA VEZ


No digas dónde vas
no lo quiero saber,
aunque comprenderás
lo puedo suponer,
prefiero aguantar,
prefiero compartir
a no verte ya más
y quedarme sin ti.

Enciende mi pasión
engáñame otra vez,
desata el corazón
con ese o con aquel,
que aquí te espero yo
igual que un perro fiel
después de que el amor
lo hagas en brazos de él.

Y tú regresarás
y es fácil de saber
que quieres algo más
que te puedo ofrecer,
es tanto lo que das,
eres tanta mujer
que un hombre nada más
no te puede valer.

Enciende mi pasión
engáñame otra vez,
desata el corazón
con ese o con aquel,
que aquí te espero yo
igual que un perro fiel
después de que el amor
lo hagas en brazos de él...

enciende mi pasión
engáñame otra vez,
desata el corazón
con ese o con aquel,
que aquí te espero yo
igual que un perro fiel
después de que el amor
lo hagas en brazos de él.

jueves

DE NO SER POR ESO


En el silencio que da a mi cuarto
color de sombra,
hay un recuento de vanidades
sobre la alfombra,
viejas manías que se han colgado
de las cortinas
y me contemplan por los rincones
de sus rutinas
como a su dueño,
un hombre bueno
y un perdedor.

Esas verdades que son de origen
o que me han dado,
esas consignas que forman parte
de mi pasado,
me hacen más débil, le restan ases
a mi baraja,
qué pocos quedan que hagan su juego
sin una trampa,
hoy estoy solo
con ese acento
de soñador.

De no ser por eso
no me importaría
la puerta cerrada
y el "vuelva otro día"...
de no ser por eso
esta misma tarde
vendería mis cosas
por cuatro reales.

Ahora en mi cuarto con mi silencio
y con más desaires,
a esa pregunta que sube a verme
desde la calle,
vuelvo a decirle que ya no hay cambio
que no hay viraje,
que aunque no quiera, de tanto verlo
soy como el traje
que llevo puesto,
tan gris, tan serio,
tan de señor.

De no ser por eso
no me importaría
la puerta cerrada
y el "vuelva otro día"...
de no ser por eso
esta misma tarde
vendería mis cosas
por cuatro reales.

De no ser por eso
no me importaría
la puerta cerrada
y el "vuelva otro día"...
de no ser por eso
esta misma tarde
vendería mis cosas
por cuatro reales.