domingo

EN LOS LAGOS DE GINEBRA



Una mañana de Julio
en los lagos de Ginebra,
yo salí por esos valles
y crucé por esas sendas,
amanecía la vida,
anochecía la pena,
eran azules los cielos
y las aguas verdes eran...

De las nubes descendió
una niña bandolera,
me asaltó, desvalijó,
se llevó mis cien monedas,
después que me cautivó
me pidió que la siguiera,
me miró, me sonrió
y yo eché a correr tras ella.

Azules eran sus ojos,
dorada su cabellera,
sus mejillas como rosas
y sus dientes como perlas,
unos veinte años tendría
como veinte primaveras,
era la diosa del cuento
de los lagos de Ginebra...

De las aguas emergió
una niña bandolera,
me asaltó, desvalijó,
se llevó mi alma entera,
después que me cautivó
me ordenó que la siguiera,
me miró, me sonrió
y yo eché a correr tras ella.

Yo no pude dar alcance
a la niña bandolera,
no se persiguen los sueños
ni se alcanzan las quimeras,
mas salí por esos valles
y crucé por esas sendas
para ver si me atrapaba
otra vez la niña aquella...

De los bosques descendió
una niña bandolera,
me asaltó, desvalijó,
se llevó mi alma entera,
después que me desnudó
me mandó que la siguiera,
me miró, me sonrió
y ya nunca volví a verla.

EL AÑO QUE ME ENAMORÉ DE SHERRY GREEN


Qué tienen sus ojos
que lloran por dentro
parecen dos perlas
buscando su dueño...

Si cuando la miro
sonríe un momento
qué tendrán sus ojos
que lloran por dentro.

Esa niña no sabe
que la estoy queriendo,
esa niña se cree
que la estoy mintiendo sí,
que la estoy mintiendo no...
y la estoy queriendo.
que la estoy mintiendo sí,
que la estoy mintiendo no...
y la estoy queriendo.

No encuentro palabras
que digan sin miedo
lo que siento dentro
muy dentro, muy dentro

no le diré nada
será mi secreto
yo hago lo que ella
y lloro por dentro...

Esa niña no sabe
que la estoy queriendo,
esa niña se cree
que la estoy mintiendo sí,
que la estoy mintiendo no...
y la estoy queriendo.
que la estoy mintiendo sí,
que la estoy mintiendo no...
y la estoy queriendo...

Esa niña no sabe
que la estoy queriendo,
esa niña se cree
que la estoy mintiendo sí,
que la estoy mintiendo no...
y la estoy queriendo.
que la estoy mintiendo sí,
que la estoy mintiendo no...
y la estoy queriendo.

viernes

AÑORANZA


Mi guitarra en un rincón
recostada en la pared,
doce cuerdas sin canción
doce gritos que ahogué,
doce gritos que ahogué.

Una luz junto al sofá
donde al sueño combatí,
la ventana sin cristal,
la añoranza junto a mí,
la añoranza junto a mí.

Así vi mi casa hoy
tras los años que perdí,
por mil sendas vagué,
por la vida luché,
ahora solo son recuerdos para mí....
por mil sendas vagué,
por la vida luché,
ahora solo son recuerdos para mí.

Rebusqué en un cajón
mis papeles encontré,
notas tristes que escribió
una pluma que enterré,
una pluma que enterré.

Viejos sueños de ilusión
que algún día concebí,
dulce tiempo que gasté
del que poco recibí,
del que poco recibí.

Así vi mi casa hoy
tras los años que perdí,
por mil sendas vagué,
por la vida luché,
ahora solo son recuerdos para mí.

Hoy me voy ya digo adiós,
pobre obra dejo aquí
solo el eco de mi voz
que quizá no vuelva a oír,
que quizá no vuelva a oír.

Hoy me voy ya digo adiós,
hoy me voy ya digo adiós,
hoy me voy ya digo adiós,
hoy me voy ya digo adiós...

lunes

DONDE ESTAN MIS AMORES


Un día
de Primavera
el Sol salía
por mi vereda,
el viento
lleno de flores
hablaba lento
de mis amores...
me trajo rostros pasados
algunos casi olvidados,
y el río
de imagen clara,
mi vieja cara
pintó de frío.

Dónde están mis amores,
qué fue de aquellos días
que encontraba el amor sin querer,
que llenaba otras vidas mi ayer,
dónde están esas flores
que en mis manos se abrían,
quién cuidó aquellas rosas por mí
después de aquellos días.

Y siento
traer al viento
cada mañana
por mi ventana
recuerdos
que a veces pierdo
y a veces llaman
una mañana,
miradas, risas y encantos,
abrazos, besos y llantos,
se apagan
mientras camino
por un sendero
que ya no quiero.

Dónde están mis amores,
qué fue de aquellos días
que encontraba el amor sin querer,
que llenaba otras vidas mi ayer,
dónde están esas flores
que en mis manos se abrían,
quién cuidó aquellas rosas por mí
después de aquellos días.

Dónde están mis amores,
qué fue de aquellos días
que encontraba el amor sin querer,
que llenaba otras vidas mi ayer,
dónde están esas flores
que en mis manos se abrían,
quién cuidó aquellas rosas por mí
después de aquellos días.