viernes

ULTIMO HOGAR


Vendrás hasta mí
cruzando la hiedra,
el aire de aquí
los lechos de piedra...
de muerto quizá
te confundirás,
hay tantos y aquí
yo soy uno más.

Yo fui quien se fue
derecho al exilio,
un día cambié
a este domicilio,
aquí aguardaré
tu llanto y tu flor,
aquí te veré
amor con amor.

En mi nuevo hogar
qué solo que estoy,
en mi último hogar
¡qué nada que soy!,
ni un punto en la mar
ni un rayo en el Sol
ni un grano de sal
ni un simple rumor.

Los muertos también
se cuentan sus cosas,
me envidian si ven
que me llevas rosas,
mi tumba, yo sé
que hoy es la mejor,
la llena tu fe
tu llanto y tu flor.

Un día quizá
no vengas a verme,
la vida te hará
dejar de quererme...
qué pena que así
sin llanto y sin flor
mi casa de aquí
no sea la mejor.

En mi último hogar
qué solo que estoy,
en mi último hogar
¡qué nada que soy!,
ni un punto en la mar
ni un rayo en el Sol
ni un grano de sal
ni un simple rumor.

en mi último hogar
qué solo que estoy,
en mi último hogar
¡qué nada que soy!.
en mi último hogar
qué solo que estoy,
en mi último hogar
¡qué nada que soy!...

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada