domingo

Y SEGUÍ LA SENDA


El aire traía
perfume de flores,
la noche en el día
borraba colores,
y yo te sentía
venir con el viento
que lento, se hundía
en mi pensamiento.

Bañada de luna
la noche llegaba
y vi que ninguna
estrella brillaba,
mas cuando miraba
a mi sentimiento,
tu ayer me llenaba
de estrellas a cientos...
mas cuando miraba
a mi sentimiento,
tu ayer me llenaba
de estrellas a cientos.

Y luego tu pelo,
tus ojos, pedía,
gritándole al cielo
que aún te quería,
que solo vivía,
de nuestros recuerdos
desde que aquel día
te fuiste tan lejos...
que solo vivía,
de nuestros recuerdos
desde que aquel día
te fuiste tan lejos.

Apreté los dientes,
dominé ese llanto
que en mi hora presente
brotar quiso tanto;
borré de mi mente,
con mi falsa venda,
tu imagen ardiente...
y seguí la senda...

borré de mi mente,
con mi falsa venda,
tu imagen ardiente
y seguí la senda
y seguí la senda
y seguí la senda...

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada