viernes

CUERPO DE NOCHE


En el aire la sombra
pintó un silencio
cuando de aquella alcoba salió tu cuerpo,
cuerpo de noche
mitad ángel y sueño,
mitad fantoche.

Esos tiernos abrazos
aquellos besos
eran pobres pedazos del amor yerto,
crucificado,
humillado a un extremo
insospechado.

Aquel breve momento
bien lo cobraste
tú pusiste el precio y me aceptaste,
casi inhumano
el venderse al dinero
de cualquier mano.

Y te fuiste al abrigo
de otra moneda,
lo que hiciste conmigo para otro queda,
odio tu cuerpo
pero siempre más tarde,
nunca primero...
odio tu cuerpo
pero siempre más tarde,
nunca primero.

Y te fuiste al abrigo
de otra moneda,
lo que hiciste conmigo para otro queda,
odio tu cuerpo
pero siempre más tarde,
nunca primero...
odio tu cuerpo
pero siempre más tarde,
nunca primero.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada