viernes

QUE NO TENGO NADA



Que no tengo nada, ayer me dijiste
en esos momentos que frunces el ceño
y pones delante de todo, el empeño
de martirizarme, de ponerme triste.

Que no tengo nada, que soy sólo el dueño
de vanos proyectos que tú no quisiste,
de sueños hermosos que nunca creíste
diciendo que un sueño tan sólo es un sueño.

¡Que no tengo nada...! ¿y tus negros ojos,
que a veces me miran con brillo de espada
antes de besarme
tus labios tan rojos?

¡Que no tengo nada...! si en una mirada
me entregas el alma, el alma en tus ojos,
¿cómo es que me dices
que no tengo nada?
que no tengo nada
si lo tengo todo.

Que no tengo nada, que soy sólo el dueño
de vanos proyectos que tú no quisiste,
de sueños hermosos que nunca creíste
diciendo que un sueño tan sólo es un sueño.

¡Que no tengo nada...! ¿y tus negros ojos,
que a veces me miran con brillo de espada
antes de besarme
tus labios tan rojos?

¡Que no tengo nada...! si en una mirada
me entregas el alma, el alma en tus ojos,
¿cómo es que me dices
que no tengo nada?
que no tengo nada
si lo tengo todo.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada